అణ్వాయుధాల నిషేధంపై ఒప్పందం యొక్క మూడవ వార్షికోత్సవం!

22 de enero de 2021, entrada en vigor del Tratado sobre la Prohibición de las Armas Nucleares. ¿Cómo celebrar su tercer aniversario mientras cada vez más Estados siguen ratificándolo y ya hemos llegado a la segunda reunión/confrontación entre ellos? Mientras tanto, recibo un mensaje de Luigi F. Bona, director de Wow, el Museo del Cómic de Milán: «Lo hicimos… hicimos la exposición sobre «La Bomba». La primera vez que oí hablar de ella fue cuando, como Mundo sin Guerras y sin Violencia, estábamos preparando el Ciberfestival de 2021 precisamente para celebrar el TPAN.

Desde allá por 1945, la bomba atómica también ha hecho su entrada triunfal en nuestro imaginario. Innumerables obras, desde el cómic hasta el cine, han representado lo que podría ocurrir en caso de conflicto nuclear, nos han sumergido en un futuro en el que la energía atómica podría mejorar la vida de todos, o nos han revelado los entresijos de acontecimientos fundamentales del siglo pasado. La exposición «La Bomba» nos habla del fenómeno atómico a través del fantástico mundo del cómic y la imaginería, presentando láminas originales, carteles de cine, revistas y periódicos de la época, vídeos y objetos simbólicos. «El objetivo del acto», subrayó Bona, «es provocar una reflexión sobre la Bomba, que vuelve periódicamente a las noticias como amenaza letal, sobre la función de la Ciencia y el poder seductor del horror y la destrucción».

Tras la visita, se organizó una agradable mañana para celebrar tan importante aniversario. Participamos en una escuela primaria de unos 70 niños y niñas de cuarto y quinto curso. Primera parada, el kako de Nagasaki del parque Galli. Rodeados de un gran círculo, contamos la historia de este Hibakujumoku hijo del ejemplar que sobrevivió al ataque atómico de 1945. Mientras asistían a uno de los talleres ecológicos organizados en el marco del programa de rehabilitación social, algunos niños del barrio habían oído hablar del Árbol de la Paz de Nagasaki. Habían expresado su deseo de tener un ejemplar en el jardín del edificio de apartamentos una vez finalizada la remodelación. Desgraciadamente, por diversas razones, esto quedaba muy lejos. Se decidió entonces emprender un camino más complejo, pero también más comprometido. A través del Comité de Inquilinos, se intentó adoptar un ejemplar. I. Desde octubre de 2015, el caqui crece en el interior del parque.

Segunda parada, con los alumnos de quinto fuimos al Museo del Fumetto, donde nos esperaba Chiara Bazzoli, autora de «C’è un albero in Giappone», ilustrado por AntonGionata Ferrari (publicado por Sonda). Los chicos y chicas se dividieron en dos grupos, uno visitando la exposición, el otro escuchando a la autora. Una breve introducción de Mundo sin Guerras y sin Violencia recordó cómo se dio a conocer el Proyecto del Árbol Kaki. Durante la primera Marcha Mundial por la Paz y la No Violencia (2/10/2009-2/1/2010), en un viaje a la zona de Brescia, supimos que en el Museo de Santa Giulia crecía desde hacía años un ejemplar. A partir de ahí se sucedieron muchos otros en Italia. Chiara empezó a contar la historia inspirada en el kaki de Nagasaki. La vida de una familia japonesa giraba en torno al caqui que crecía en el pequeño jardín de su casa. La caída de la bomba atómica trajo muerte y destrucción para todos. El caqui superviviente habla a los niños sobre la guerra y el amor, la muerte y el renacimiento.

Otro acto dedicado al aniversario de la TPNW fue «Paz y desarme nuclear. Una historia real en la que tú eres el superhéroe’, con Alessio Indraccolo (Senzatomica) y Francesco Vignarca (Red Italiana de Paz y Desarme). Ambos señalaron que precisamente gracias al compromiso de la gente corriente se han logrado hitos históricos en la prohibición de las armas nucleares. Un tratado que parecía una utopía se ha hecho realidad. Como la Marcha Mundial por la Paz y la No Violencia. Creyendo en ella se celebró la primera edición. Diez años después se celebró la segunda y ahora caminamos hacia la tercera, en la que Italia lleva ya más de un año, a pesar del epílogo de hace cuatro años, cuando todo estaba preparado y la aparición de Covid lo comprometió todo.

Con el Museo del Fumetto, como Marcha Mundial por la Paz y la No Violencia, estamos estudiando varias iniciativas, entre ellas una exposición sobre cómics dedicada a la No Violencia.


Redactora: Tiziana Volta

ఒక వ్యాఖ్యను